2007/10/04

La fábula de Marti, el loco

Hay un hombre en Nicaragua al que todos llaman loco. Él se siente orgulloso de ese sobrenombre, pues la ciudad en la que vive, León Santiago de Los Caballeros, es a veces apellidada "Ciudad de locos y poetas".

A Marti - que así se llama - le dicen loco porque le encanta bailar, a su manera, en una especie de trance en el que solo está la música, y él. En cuanto escucha una de sus canciones preferidas parece obligado a levantarse y bailar de un inimitable estilo, y por el cual mucha gente le conoce.

Este hombre me ha enseñado una cosa importante, aunque él no lo sepa. En él vi qué era la felicidad absoluta al ver como conseguía olvidar por un momento absolutamente todo lo que no fueran las palabras de Carola, y su canción, "Los hijos del maíz". Y cada una de las veces que le he visto bailar ha sido siempre de la misma manera, con la misma pasión.

Le dicen loco, y quizá lo esté. Pero es, sin duda, el loco más feliz que nunca he conocido.

1 comentario:

Ziego - con Zeta - dijo...

Ke envidia me das!!! A ver si estamos, que ayer nos abandonaste, jeje. Tengo ganas de pasar más envidia...